Nuestra mudanza a la antigua lavandería del Hospital Sant Pau

Prim_Nave8-1.JPG

En diciembre 2017 nos dimos cuenta que nuestro taller de entonces ya no satisfacía nuestras exigencias y las de nuestros usuarios. En este momento compartimos un espacio de unos 300m2 en Poblenou con otra empresa de fabricación digital y nuestra comunidad había crecido a unos 40 miembros de los cuales más y más hacían uso de nuestras máquinas, herramientas y del espacio.

Aunque el barrio y la ubicación de nuestro local eran muy conveniente para nuestra actividad, tomamos la decisión de abrir nuestros horizontes y buscar más allá de las fronteras de uno de nuestros barrios favoritos, el Poblenou. Las razones fueron varias. Los precios no paraban de subir, los tamaños y las características de los locales disponibles no cumplieron con nuestras ideas y el hecho de que tenemos un negocio que genera mucho ruido y que ofrece a los usuarios acceso 24/7h eran sólo un par de los puntos claves que nos llevaron a explorar otros barrios más industriales de Barcelona.

Prim_Nave10-1.JPG
Prim_Nave10-3.JPG

Así es como llegamos al barrio de La Verneda, uno de los pocos barrios de la ciudad donde todavía hay bastante actividad industrial. El primer local que llamó nuestra atención era enorme. Dos naves de unos 2500m2 en total con un patio gigante en el medio. Nuestras ideas pasaron con nosotros. Si ves una cantidad de espacio así, te puedes imaginar cualquier cosa, cualquier máquina industrial cabe en un espacio así, cualquier tamaño de proyecto es posible.

Sin embargo, como es a veces, la vida lo quería de manera diferente. Así que seguimos buscando, con nuestra propia decisión de dejar el local de entonces pisandonos los talones. Pero lo bueno quiere tenerlo y nuestra larga búsqueda valió la pena.

_MG_4769-2.jpg

Una amiga nos contó sobre un recinto industrial en La Verneda, casi al lado de aquellas naves gigantescas que habíamos visitado un par de semanas antes. En cuanto pudiéramos, fuimos a verlo y resultó que este territorio pertenecía a un paciente del Hospital Sant Pau que se curó de cáncer y, a cambio, como agradecimiento, donó este territorio a esta institución barcelonesa.

Después, se construyó un conjunto de naves, de las cuales tres se destinaron a ser la lavandería del hospital. Estas tres naves, de unos 1000m2, son las que fuimos a ver aquel día y que nos hicieron enamorar. A pesar de que la zona está afectada por un gran proyecto urbano de La Sagrera y podríamos ser expulsados en cualquier momento, decidimos lanzarnos a esta aventura y cogerlas.

_MG_4978.jpg
_MG_4957.jpg

Mientras tanto, el plazo para dejar nuestro local anterior ya había pasado, nuestras herramientas y materiales estaban guardadas en almacenaje, y una gran parte de nuestros usuarios se había dado de baja o decidido de seguir otros caminos.

Pasamos el mes de marzo entero sin actividad, limpiando lo más básico y arreglando lo más importante en las naves, esperando que ni el periodo de inactividad, ni el cambio de nuestra ubicación a un barrio menos conocido y más lejos iba a afectar nuestro negocio demasiado.

Hoy, 6 meses después, seguimos limpiando y arreglando cosas, pero lo más importante hemos conseguido: crear de nuevo un espacio (más luminoso y más generoso) donde nuestros usuarios (de los cuales, por cierto, muchos han vuelto y otros nuevos se han sumado) pueden fabricar y trabajar. Si te han entrado las ganas de ver el espacio entero, pásate y te lo enseñamos.

taller compartido de carpinteria
 
Tine Schorn1 Comment