“escuchar a la madera es quizás la parte más difícil del oficio”

 

Este mes tuvimos la suerte de poder hacer una pequeña entrevista a Germán Peraire, ebanista y profesor, uno de los días que bajó de su taller en Montserrat a Barcelona.

Conocimos a Germán a través de una de nuestros miembros, Vigdis, que había participado en varios de sus cursos, desde niveles de inicio hasta fabricarse su propio banco de trabajo que ahora tiene en su espacio fijo en TMDC donde seguirá aplicando y practicando los conocimientos adquiridos en los cursos. Vigdis nos recomendó ponernos en contacto con Germán para ver si podríamos organizar un curso junto con él en nuestro taller.

curso%2Bnivel%2B1%2Bgerman_6.jpg
mostra_ebenisteria_04.jpg

Resulta que Germán, que actualmente también se dedica a realizar piezas por encargo, pero que está en plena fase de transición a iniciar su propia línea de muebles, tenía tantas ganas como nosotros de impartir cursos en TMDC que al final decidimos de no hacer sólo uno, sino tres cursos con él este año.

Ya después de esta primera reunión con él nos dimos cuenta de la energía positiva, pero también de la tranquilidad que rodea Germán que en todos sus proyectos busca realizar una fabricación sostenible, contribuyendo con la naturaleza tanto en el procedimiento como en el origen de la madera.

 

¿Cómo y cuando te iniciaste en la ebanistería?

Mi primer contacto con la madera creo que ha sido a través de mi padre. Mi padre se ha dedicado durante muchos años a arreglar violines y otros instrumentos de música, pero sobretodo violines y celos. Es un hombre al que le gusta mucho el trabajo meticuloso de precisión. No es solo madera, es una manera de enfocar el trabajo.Después de esto, estuve haciendo varias cosas, estudié en la universidad y un buen día decidí cambiar mi vida y me puse a estudiar un FP de carpintería; instalación y amueblado, que vendría a ser carpintería en general, puertas ventanas, este tipo de cosas. En l’Escola del Treball.

A partir de ahí fui especializándome, el FP fue un buen punto de partida pero a mi me interesa algo mucho más minucioso, más relativo al mueble, a las artes decorativas, al trabajo de calidad. Entonces, empecé a estudiar por mi cuenta, sobretodo los autores del mundo anglosajón, muy especialmente el Reino Unido
Es una pena que el FP hoy en día haya perdido mucho de lo que fue, pero también es un reflejo de lo que es el oficio actualmente respecto a lo que ha sido en otras épocas.

mostra_ebenisteria_08.jpg
 

¿Qué dificultades te has encontrado para formar un nombre en la ebanistería?

Yo no considero que me haya creado un nombre todavía, yo vengo del mundo de la carpintería general pero mi iniciativa como autónomo o emprendedor es bastante joven y tengo todavía muchas cosas que hacer. Si bien he comenzado un poco haciendo un poco de todo, ahora estoy cada vez especializándome un poco mas en la ebanistería, en maderas macizas de un cierto nivel de calidad cómo en la formación; pero no soy alguien prestigioso ni muy conocido, estoy justo al principio de muchas cosas que vendrán y que espero que sean muy buenas.

Yo he empezado haciendo carpintería general y poco a poco he ido especializándome.

En el momento en el que abandonamos ciertos materiales y ciertas premisas nos vamos especializando en un mercado que tiene menos público y menos autores; un mercado que va más a una línea mas cercana a lo que sería ebanistería de autor. Algo más especial, entonces no hay tanta gente.En el mundo de la formación pasa lo mismo, no hay tantos formadores especializados en ebanistería con herramientas manuales, no es solo lo que hago pero es una parte principal de lo que enseño.

A partir de aquí, pues con trabajo, esfuerzo y muchas ganas de tirar adelante. Así es como lo he conseguido.

 

Creo que los grandes retos son: encontrar un buen local y conseguir el dinero para tener la maquinaria, bien sea de golpe o poco a poco.
Ahí sí que entran mas cosas que no son solo el trabajo con la madera, entran cosas como: contabilidad, fiscalidad, marketing, publicidad, un montón de cosas que tienen que ver con el mundo de la empresa y con todo eso que al final va a sostener tu sueño y lo va a convertir en algo físico.

Yo trabajo solo, me gusta mi modelo de empresa, me gusta que de momento sea una empresa unipersonal. Sí tengo algunas personas en la contabilidad, la fiscalidad, por ejemplo me la lleva un gestor. Por lo demás me gusta mucho hacerlo todo yo, sobretodo el trabajo de contacto con el cliente, trabajo de taller, trabajo de diseño, me gusta cerrar un poco el círculo. Incluso, algunos casos empiezo la faena desde el tronco: lo corto, lo sierro, lo seco durante mínimo uno o dos años y después hacemos el mueble. Es un proceso largo, son muchas horas pero lo disfruto.

mostra_ebenisteria_03.jpg
 

¿Qué motivos fueron los que te hicieron mudarte a Montserrat y dejar Barcelona?

Yo estaba estudiando carpintería general con mi compañera y hacía mucho tiempo que teníamos ganas los dos de comenzar una vida mas tranquila, mas pausada, en un entorno rural, en un entorno forestal o montaña. Justo conocimos un proyecto muy bonito que se llama IREHOM, acrónimo para Institut de Recerca Holística de Montserrat dónde hacemos experimentos en una finca en la montaña.

Experimentos sobre energía renovables, sobre educación libre, sobre gestión forestal, tenemos un aserradero donde convertimos troncos en madera y pareció un buen lugar para instalarnos.

Conocimos a la gente de allí y nos fuimos acercando y ha sido una experiencia muy bonita, muy constructiva.

La búsqueda al final es de un silencio, de una quietud, de una paz, en la que poder realmente escucharse a uno mismo y escuchar a la madera, qué es quizás la parte más difícil del oficio.

 
mostra_ebenisteria_05.jpg

¿Porqué has decidido empezar a diseñar tu propia linea de muebles?

Yo nací con una vena creativa. Creo que, hasta cierto punto se educa y hasta cierto punto es una necesidad personal y siempre ha sido un sueño poder crear mis muebles, siempre lo he tenido ahí. Normalmente, cuando veo una pieza pienso ¿y cómo lo haría yo? ¿con qué materiales, con qué formas…?

Si bien es difícil diseñar y construir siendo además solo una persona para cierto tipo de productos más específicos, más definidos, hechos de uno en uno o en pequeños lotes puede ser una iniciativa muy interesante. A mí el trabajo por encargo siempre me ha supuesto un cierto esfuerzo de adaptarme a las necesidades que tiene mi cliente, a sus ideas, sus intereses. Pero a mí, lo que realmente me chifla en parte es enseñar ebanistería pero, por otra parte, es crear mis sueños, convertirlo en objetos funcionales. Objetos individuales que pueden estar en distintos espacios si quieres y que se prestan más a una creación más personal. Un objeto bonito, inspirador, que traiga paz a las personas, algo que pueda tener voz propia.

Finalmente, como las clases están yendo muy bien si quiero avanzar; pero no hacer muebles a medida, mueble empotrado, ese tipo de objeto ya no lo voy a hacer. Busco más piezas singulares, piezas que no van contra una pared, por ejemplo, una mesa, una silla, una cama.

 
mostra_ebenisteria_01.jpg
 

Podéis seguir Germán Peraire y encontrar más información sobre sus cursos en su página web o su Instagram.

Esther GallardoComment